Síndromes de las vasculitis del sistema nervioso central y del periférico

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Varios investigadores financiados por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés) están estudiando el daño en los vasos sanguíneos y en el flujo sanguíneo cerebral en relación con los accidentes cerebrovasculares. El NINDS también financia las investigaciones sobre el deterioro cognitivo de origen vascular, que es un contribuyente importante al deterioro cognitivo relacionado con el envejecimiento y es el resultado de una alteración en el funcionamiento de los vasos sanguíneos pequeños del cerebro. Además, el NINDS y otros institutos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) apoyan el Consorcio de Investigaciones Clínicas sobre las Vasculitis (Vasculitis Clinical Research Consortium—VCRC), una red de centros médicos académicos, organizaciones de apoyo a los pacientes y recursos de investigación clínica dedicados a realizar investigaciones clínicas y mejorar la atención de las personas con diversos trastornos de las vasculitis. Además, el Programa de Investigaciones Traslacionales de las Vasculitis (Vasculitis Translational Research Program) del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés), uno de los institutos de los NIH, realiza investigaciones clínicas y traslacionales sobre todos los tipos de vasculitis.

Información de MedlinePlus en español de la Biblioteca Nacional de Medicina 
Vasculitis


Open book icon
Definición

La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos, que incluyen las venas, las arterias y los capilares. Ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error a un vaso sanguíneo. La vasculitis también puede ser causada por otra enfermedad del sistema inmunitario, una reacción alérgica a medicamentos o toxinas, y por ciertos tipos de cáncer de sangre que desencadenan una reacción del sistema inmunitario. La reducción en el flujo sanguíneo que resulta puede dañar permanentemente el cerebro, la médula espinal, el sistema nervioso periférico y otros órganos y tejidos. Algunas formas de vasculitis afectan a un órgano particular, mientras que otras pueden afectar a muchos órganos al mismo tiempo. Los síntomas incluyen dolores de cabeza (especialmente un dolor de cabeza que no desaparece), fiebre, pérdida de peso, confusión y períodos de olvido que conducen a la demencia, hinchazón del cerebro, dolor, problemas de visión, dificultad para hablar o entender, debilidad y parálisis muscular, y convulsiones. Algunos de los síndromes de las vasculitis que mejor se comprenden son la arteritis temporal (también llamada arteritis de células gigantes o arteritis craneal, un trastorno inflamatorio crónico de los vasos sanguíneos grandes) y la enfermedad de Takayasu, que afecta a las aortas más grandes y puede causar un accidente cerebrovascular.

Stethoscope icon
Tratamiento

El tratamiento para un síndrome de vasculitis depende del diagnóstico específico (que puede ser difícil realizar, ya que algunas enfermedades tienen síntomas similares a las vasculitis) y de los órganos afectados. Los medicamentos que pueden suprimir la actividad anormal del sistema inmunitario incluyen los glucocorticoides como la prednisona y los inmunodepresores como la ciclofosfamida y el rituximab. Por lo general, se necesita un tratamiento a largo plazo. Los aneurismas relacionados con la vasculitis pueden tratarse quirúrgicamente.

Form on clipboard icon
Pronóstico

El pronóstico depende del síndrome específico. Algunas formas de vasculitis pueden causar accidentes cerebrovasculares, mientras que otras también pueden afectar otros órganos. Algunos de los síndromes son fatales si no se tratan.