Trastornos de la deglución

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés) y otros institutos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) llevan a cabo investigaciones relacionadas con la disfagia en sus clínicas y laboratorios y apoyan la investigación adicional por medio de subvenciones a instituciones médicas en todo el país. Gran parte de estas investigaciones se concentran en la búsqueda de mejores formas de tratar la disfagia.


Open book icon
Definición

Un problema con la deglución (disfagia) es un síntoma que acompaña a numerosos trastornos neurológicos. El problema se puede presentar en cualquier etapa del proceso normal de la deglución conforme el alimento y el líquido pasan por la boca, descienden por la parte posterior de la garganta, pasan por el esófago y llegan al estómago. Las dificultades pueden oscilar desde una incapacidad total para tragar, hasta la tos o el ahogo cuando los alimentos o líquidos entran a la tráquea, situación conocida como aspiración. Cuando la aspiración es frecuente la persona puede correr el riesgo de sufrir una neumonía. La comida se puede quedar "atorada" en la garganta o la persona puede babear porque no puede tragarse la saliva. Los problemas neurológicos que causan dificultades con la deglución incluyen el accidente cerebrovascular (la causa más frecuente de disfagia), el traumatismo cerebral, la parálisis cerebral, la enfermedad de Parkinson y otros trastornos neurológicos degenerativos como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA, también conocida como enfermedad de Lou Gehrig), la esclerosis múltiple, la parálisis supranuclear progresiva, la enfermedad de Huntington y la miastenia gravis. La distrofia muscular y la distrofia miotónica se acompañan de disfagia, la cual también es el síntoma cardinal de la distrofia muscular oculofaríngea, un trastorno genético progresivo poco común.

Stethoscope icon
Tratamiento

El cambio de la dieta de la persona añadiéndole espesantes ayuda mucho, así como el aprendizaje de nuevas formas de comer y masticar que reducen el riesgo de aspiración. En ocasiones la terapia con medicamentos que ayuda en el trastorno neurológico también puede ayudar a mejorar la disfagia. En unas pocas personas, las inyecciones de toxina botulínica pueden ser de ayuda cuando los alimentos o líquidos no pueden entrar en el esófago y pasar al estómago. Las personas con una discapacidad más grave pueden requerir cirugía o la inserción de sondas de alimentación.

Form on clipboard icon
Pronóstico

El pronóstico depende del tipo de problema de deglución y el curso del trastorno neurológico que los produce. En algunos casos la disfagia se puede corregir parcial o totalmente con alteración de la dieta o métodos no invasivos. En otros, sobre todo cuando la disfagia causa aspiración e impide una nutrición adecuada y se acompaña de pérdida de peso, puede necesitar una intervención agresiva como una sonda de alimentación. En aquellas personas que sufren por trastornos neurológicos degenerativos progresivos, la disfagia será apenas uno de un gran número de síntomas y discapacidades que tienen que ser tratados.