Temblor

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Open book icon
Definición

El temblor es un movimiento muscular, rítmico, no intencionado que implica movimientos de vaivén de una o más partes del cuerpo. La mayoría de los temblores aparece en las manos, aunque también pueden afectar los brazos, la cabeza, la cara, la voz, el tronco y las piernas. En general, el temblor se produce por un problema en las partes profundas del cerebro que controlan los movimientos. Algunas formas de temblor son hereditarias y se ven en familias, mientras que otras no tienen causa conocida. Algunas veces el temblor es un síntoma de otro trastorno neurológico o un efecto secundario de ciertos fármacos, pero la forma más frecuente aparece en personas saludables. El consumo excesivo de alcohol o la abstinencia alcohólica pueden destruir ciertas células nerviosas que producen temblor, especialmente en la mano. Otras causas son hiperactividad de la tiroides y el uso de ciertos fármacos. El temblor puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en adultos de edad media y ancianos. Existen varios tipos de temblores, uno de los más frecuentes es el temblor esencial (a veces llamado temblor esencial benigno). Las manos son las que con más frecuencia se ven afectadas, pero la cabeza, la voz, la lengua, las piernas y el tronco también pueden estar afectados. El temblor de la cabeza puede verse como un movimiento de "sí-sí" o de "no-no". El inicio más comúnmente se presenta después de los 40 años de edad, aunque los síntomas pueden aparecer a cualquier edad. El temblor parkinsoniano se produce por daño a las estructuras dentro del cerebro que controlan el movimiento. El temblor se ve clásicamente como una acción de las manos de "hacer rodar una pastilla», pero puede también afectar el mentón, la cara, los labios y las piernas. El temblor distónico aparece en personas de todas las edades que sufren de distonía, un trastorno del movimiento que produce hiperactividad de los músculos, lo que trae como consecuencia posturas anormales o movimientos sostenidos indeseados.

Stethoscope icon
Tratamiento

No existe cura para la mayoría de las formas de temblores. El tratamiento adecuado depende del diagnóstico preciso de la causa. El tratamiento farmacológico para el temblor parkinsoniano incluye levodopa o fármacos similares a la dopamina como la carbidopa. El temblor esencial se puede tratar con propranolol u otros betabloqueadores (como nadolol) y primidona, un fármaco anticonvulsivante. El temblor distónico puede responder al clonazepam, a fármacos anticolinérgicos y a inyecciones intramusculares de toxina botulínica. Los calmantes pueden ayudar a algunas personas con temblor. La intervención quirúrgica, como la estimulación cerebral profunda, por lo general, se realiza solo cuando el temblor es grave y no responde a los fármacos. A menudo se recomienda eliminar de la dieta los "desencadenantes" del temblor, como la cafeína y otros estimulantes. La fisioterapia puede ayudar a disminuir el temblor y mejorar la coordinación y el control muscular en algunas personas.

Form on clipboard icon
Pronóstico

Aunque el temblor no pone en riesgo la vida, puede ser embarazoso para algunas personas y dificulta realizar las actividades diarias como trabajar, bañarse, comer y vestirse. Los síntomas del temblor esencial, por lo general, empeoran con la edad.