Síndrome postpoliomielitis

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Los científicos están trabajando en una variedad de investigaciones que pueden ayudar algún día a personas con PPS. Algunos investigadores básicos están estudiando la conducta de las motoneuronas muchos años después de un ataque de poliomielitis. Otros están buscando los mecanismos de la fatiga y están tratando de descubrir el papel que juegan el cerebro, la médula espinal, los nervios periféricos, las uniones neuromusculares (el sitio donde una célula nerviosa entra en contacto con la célula muscular y la ayuda a activarse) y los músculos.

Determinar si hay un enlace inmunológico en el PPS es también un área de gran interés.

Los investigadores que descubrieron la inflamación alrededor de las motoneuronas o de los músculos están tratando de descubrir qué causa esta respuesta inmunológica.


Open book icon
Definición

El síndrome postpoliomielitis (post-polio syndrome, PPS) es una enfermedad que afecta a los sobrevivientes de la poliomielitis muchos años después de la recuperación de un ataque inicial del virus de la poliomielitis. El PPS se caracteriza por un debilitamiento adicional de los músculos que previamente estuvieron afectados por la infección por poliomielitis. Los síntomas más frecuentes abarcan debilidad muscular progresiva y lenta, fatiga (tanto general como muscular) y una disminución del tamaño del músculo (atrofia muscular). El dolor del deterioro articular y el aumento de las deformidades esqueléticas como la escoliosis son comunes. Algunas personas solo presentan síntomas menores, mientras que otras desarrollan debilidad y atrofia muscular más visible. Es poco frecuente que el PPS ponga en riesgo la vida, pero los síntomas pueden interferir significativamente con la capacidad de la persona de funcionar de manera independiente. Aunque la poliomielitis es contagiosa, el PPS no se transmite. Solo un sobreviviente de poliomielitis puede desarrollar PPS.

Stethoscope icon
Tratamiento

En la actualidad no se ha encontrado que la prevención pueda detener el deterioro o revertir las deficiencias causadas por el síndrome. Un número de estudios controlados han demostrado que los ejercicios no extenuantes pueden mejorar la resistencia muscular y disminuir el cansancio. Los médicos recomiendan que los sobrevivientes de poliomielitis sigan las prácticas estándares de un estilo de vida saludable: consumir una dieta balanceada, ejercitarse juiciosamente (preferiblemente bajo la supervisión de un profesional de la salud con experiencia) y consultar a un médico con regularidad. Ha habido mucho debate sobre si alentar o desalentar el ejercicio en los sobrevivientes de poliomielitis o en personas que ya tienen PPS. Actualmente se recomienda un enfoque con sentido común en el cual las personas usan la tolerancia individual como su límite. Estudios preliminares indican que la terapia con inmunoglobulina intravenosa puede disminuir el dolor, aumentar la calidad de vida y mejorar la resistencia modestamente.

Form on clipboard icon
Pronóstico

El PPS es una afección de progresión muy lenta marcada por períodos largos de estabilidad. La gravedad del PPS depende del grado de debilidad residual y de discapacidad que tiene una persona después del ataque original de poliomielitis. Las personas que tuvieron solo síntomas mínimos del ataque original y subsecuentemente desarrollaron PPS probablemente presentarán solo síntomas leves del PPS. Las personas que originalmente fueron afectadas intensamente por el virus de la poliomielitis que quedaron con debilidad residual grave pueden desarrollar un caso más grave de PPS con una pérdida mayor de la función muscular, dificultad para tragar y más períodos de fatiga.