Síndrome de las piernas inquietas

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés) apoya investigaciones sobre la relación entre la genética y el síndrome de las piernas inquietas, así como otras investigaciones para comprender mejor la causa de la enfermedad. Los investigadores financiados por el NINDS están utilizando la resonancia magnética avanzada para medir los cambios químicos cerebrales en las personas con este síndrome para evaluar la relación de estos cambios con los síntomas del trastorno. Esto, con la esperanza de desarrollar nuevos modelos de investigación y formas de corregir el proceso de activación hiperactiva.

Información de MedlinePlus en español de la Biblioteca Nacional de Medicina 
Síndrome de las piernas inquietas 


Open book icon
Definición

El síndrome de las piernas inquietas se caracteriza por sensaciones desagradables en las piernas y una necesidad irresistible de moverlas. Las personas afectadas con el trastorno a menudo describen las sensaciones como palpitantes o como si algo estuviera tirando o arrastrándose por las piernas. Las sensaciones varían en gravedad desde incómodas e irritantes y hasta dolorosas. Los síntomas comúnmente ocurren al final de la tarde o al anochecer y son más intensos por la noche, cuando la persona está descansando. Mover las piernas o caminar normalmente alivia la incomodidad, pero los síntomas a menudo se repiten. El síndrome de las piernas inquietas es tanto un trastorno sensorial neurológico como un trastorno del sueño.

Stethoscope icon
Tratamiento

El tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas. Para aquellos con síntomas leves a moderados, muchos médicos sugieren ciertos cambios en el estilo de vida y actividades para reducir o eliminar los síntomas. Disminuir el consumo de cafeína, alcohol y tabaco puede ofrecer cierto alivio. Se recomienda que las personas que tuvieron una concentración baja o normal-baja de hierro en los análisis de sangre, intenten tomar suplementos de hierro. El ejercicio también puede aliviar los síntomas leves. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado ropinirol, pramipexol, enacarbilo de gabapentina y rotigotina para tratar el síndrome de las piernas inquietas de moderado a severo. También se han aprobado los medicamentos que aumentan el efecto de la dopamina (llamados agentes dopaminérgicos) para reducir los síntomas del síndrome. Ciertos opioides y benzodiacepinas pueden ayudar a las personas a tener un sueño más reparador, pero su uso debe ser vigilado por un médico. La FDA también ha aprobado aparatos médicos para tratar el síndrome de las piernas inquitas, entre ellos, una envoltura para los pies que pone presión debajo del pie y una almohadilla que vibra en la parte posterior de las piernas.

Form on clipboard icon
Pronóstico

El síndrome de las piernas inquietas generalmente es un trastorno que dura de por vida y para la cual no hay cura. Los síntomas pueden empeorar gradualmente con la edad. Algunas personas tienen remisiones, períodos en los cuales los síntomas disminuyen o desaparecen durante días, semanas o meses, aunque generalmente vuelven a aparecer. Si los síntomas del síndrome de las piernas inquietas son leves, no producen una incomodidad significativa durante el día o no afectan la capacidad de la persona para dormir, es posible que no sea necesario tratar este síndrome.