Mioclonía

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Los científicos del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés) y de otras partes están buscando comprender las bases bioquímicas subyacentes de movimientos involuntarios y encontrar el tratamiento más eficaz para la mioclonía y otros trastornos del movimiento. Es posible que los investigadores puedan desarrollar tratamientos con medicamentos que apunten a cambios bioquímicos específicos involucrados en la mioclonía. Al combinar varios de esos medicamentos, los científicos esperan lograr un mayor control de síntomas de la mioclonía.

Información de MedlinePlus en español de la Biblioteca Nacional de Medicina
Trastornos del movimiento


Open book icon
Definición

La mioclonía se refiere a la sacudida repentina involuntaria de un músculo o de un grupo de músculos. En su forma más simple, consiste en la contracción de un músculo seguido de la relajación. El hipo es un ejemplo de este tipo de mioclonía. Otros ejemplos conocidos de mioclonía son las sacudidas o "inicios de sueño" que algunas personas presentan mientras se están durmiendo. Estas formas sencillas de mioclonía aparece en personas normales, saludables y no produce problemas. Cuándo está más diseminada, la mioclonía puede involucrar contracciones persistentes parecidas al shock en un grupo de músculos. Las sacudidas mioclónicas pueden desarrollarse en personas con esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer o enfermedad de Creutzfeld-Jakob. Las sacudidas mioclónicas aparecen frecuentemente en personas con epilepsia, un trastorno en el cual la actividad eléctrica cerebral se altera y produce convulsiones. La mioclonía se puede desarrollar como respuesta a una infección, lesión de cabeza o de médula espinal, tumores cerebrales, insuficiencia renal o hepática, enfermedad de almacenamiento de lípidos, envenenamiento químico o medicamentos u otros trastornos. Puede ocurrir por sí misma, pero más a menudo es uno de los muchos síntomas asociados a una amplia variedad de trastornos del sistema nervioso.

Stethoscope icon
Tratamiento

El tratamiento de la mioclonía se enfoca en medicamentos que pueden ayudar a disminuir síntomas. El medicamento de primera elección es el clonazepam, un tipo de tranquilizador. Muchos de los medicamentos usados para la mioclonía, como barbitúricos, fenitoína y primidona también se usan para tratar la epilepsia. El valproato sódico es una terapia alternativa para la mioclonía y se puede usar tanto solo como en combinación con el clonazepam. La mioclonía puede requerir el uso de varios medicamentos para un tratamiento eficaz.

Form on clipboard icon
Pronóstico

Las formas sencillas de mioclonía aparecen en personas normales, saludables y no produce problemas. En algunos casos, la mioclonía comienza en una región del cuerpo y se disemina a músculos en otras áreas. Los casos más graves de mioclonía pueden distorsionar el movimiento y limitar gravemente la capacidad de una persona para comer, hablar o caminar. Esos tipos de mioclonía pueden indicar un trastorno subyacente en el cerebro o en los nervios. Aunque el clonazepam y el valproato sódico son eficaces en la mayoría de las personas con mioclonía, algunas tienen reacciones adversas a esos fármacos. Los efectos beneficiosos del clonazepam pueden disminuir con el tiempo si la persona desarrolla una tolerancia al fármaco.