Esclerosis múltiple

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Los científicos en el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés) y en otros lugares continúan sus esfuerzos para crear nuevas y mejores terapias para la esclerosis múltiple (EM). Una de las áreas de investigación de la esclerosis múltiple más prometedoras involucra proteínas antivirales naturales conocidas como interferones. Se ha demostrado que el interferón beta reduce el número de exacerbaciones y puede ralentizar la progresión de la discapacidad física. Cuando ocurren ataques, tienden a ser más cortos y menos severos. Además, hay una serie de tratamientos bajo investigación que pueden reducir ataques o mejorar la función. Más de una docena de ensayos clínicos que prueban terapias potenciales están en marcha, y se están diseñando y probando nuevos tratamientos adicionales en modelos animales.

En 2001, las Academias Nacionales / Instituto de Medicina, que es una agencia federal técnica y científico asesora, preparó una revisión estratégica de la investigación en EM. Para leer o descargar el Informe del Instituto Nacional de Academias de Medicina, vaya a: "Esclerosis Múltiple: Estado y estrategias actuales para el futuro".

Información de MedlinePlus en español de la Biblioteca Nacional de Medicina
Esclerosis múltiple


Open book icon
Definición

Una enfermedad impredecible del sistema nervioso central, la esclerosis múltiple puede variar de relativamente benigna a algo incapacitante o devastador, ya que la comunicación entre el cerebro y otras partes del cuerpo está alteradas. Muchos investigadores creen que la esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo, a través de su sistema inmunológico, lanza un ataque defensivo contra sus propios tejidos. En el caso de la esclerosis múltiple, es el aislante nervioso llamado mielina el que es agredido. Tales agresiones pueden estar vinculadas a un desencadenante ambiental desconocido; tal vez un virus.

La mayoría de las personas tienen sus primeros síntomas de esclerosis múltiple entre los 20 y los 40 años; el síntoma inicial de la esclerosis múltiple suele ser ver borroso o doble visión, distorsión del color rojo-verde o incluso ceguera en un ojo. La mayoría de los pacientes con esclerosis múltiple tienen debilidad muscular en sus extremidades y dificultad con la coordinación y el equilibrio. Estos síntomas pueden ser lo suficientemente graves como para impedir caminar o incluso ponerse de pie. En el peor de los casos, la esclerosis múltiple puede producir parálisis parcial o completa. La mayoría de las personas con esclerosis múltiple también presentan parestesias, sensaciones sensoriales anormales transitorias como entumecimiento, picazón o sensaciones de "alfileres y agujas". Algunas personas también pueden tener dolor. Los impedimentos del habla, temblores y mareos son otras de las quejas frecuentes. En ocasiones, las personas con esclerosis múltiple sufren pérdida de audición. Aproximadamente la mitad de las personas con esclerosis múltiple presentan trastornos cognitivos, como dificultades de concentración, de atención, de memoria, y con mal juicio, pero estos síntomas suelen ser leves y frecuentemente se pasan por alto. La depresión es otra característica común de la esclerosis múltiple.

Stethoscope icon
Tratamiento

Actualmente no hay cura para la esclerosis múltiple. A muchas personas les va bien sin ninguna terapia; especialmente porque muchos medicamentos tienen efectos secundarios graves y algunos tienen efectos con riesgos significativos. Se pueden recetar medicamentos esteroides para tratar los síntomas agudos de un ataque, como inflamación; no afectan el curso de la enfermedad con el tiempo. Varios medicamentos han sido aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar una o más formas de esclerosis múltiple, ya sea disminuyendo la frecuencia de ataque y la severidad, tratando recaídas, o retrasando la progresión de la enfermedad. Algunos medicamentos se toman por vía intravenosa, otros por infusión, y otros por vía oral. Todos los medicamentos deben ser prescritos y vigilados de cerca por médicos entrenados, ya que algunos medicamentos tienen efectos secundarios graves. Medicamentos como interferón beta han demostrado poder reducir el número de recaídas (exacerbaciones) y pueden reducir la velocidad de progresión de la enfermedad. Los medicamentos con interferón beta aprobados por la FDA para la esclerosis múltiple incluyen Avonex, Betaseron, Extavia y Refib. Los fármacos de anticuerpos monoclonales están diseñados para alterar la respuesta del sistema inmune a la inflamación. Los medicamentos aprobados incluyen Ocrevus, Lemtrada y Tysabri. Otros medicamentos aprobados incluyen Copaxone, Gilenya, Aubagio y Tecfidera, todos los cuales abordan formas de recaída de la esclerosis múltiple. Un tratamiento inmunosupresor, Novantrone, es Aprobado para el tratamiento de la esclerosis múltiple avanzada o crónica. Ampyra puede mejorar la destreza al caminar en personas con esclerosis múltiple.

La espasticidad, que puede ocurrir como una rigidez sostenida causada por el aumento del tono muscular o como espasmos que van y vienen, generalmente se trata con relajantes musculares y tranquilizantes, tales como baclofeno, tizanidina, diazepam, clonazepam y dantroleno. La terapia física y el ejercicio puede ayudar a preservar la función restante, y los individuos disponen de varias ayudas - como aparatos ortopédicos para los pies, bastones y andadores - para ayudarles a permanecer independientes y móviles. Evitar la actividad excesiva y el calor son probablemente las medidas más importantes que los pacientes pueden tomar para contrarrestar la fatiga fisiológica. Si los síntomas psicológicos de fatiga como la depresión o la apatía son evidentes, los medicamentos antidepresivos pueden ayudar. Otros medicamentos que pueden reducir la fatiga en algunos, pero no en todos los pacientes incluyen Symmetrel y Cylert. Aunque la mejoría de los síntomas ópticos suele ocurrir incluso sin tratamiento, un curso corto de tratamiento con metilprednisolona intravenosa (Solu-Medrol) seguido de un tratamiento con esteroides orales a veces se usa.

Para más información, ver Esclerosis Múltiple: Esperanza a través de la investigación.

Form on clipboard icon
Pronóstico

Un médico puede diagnosticar la esclerosis múltiple en algunos pacientes poco después del inicio de la enfermedad. En otros, sin embargo, es posible que los médicos no puedan identificar fácilmente la causa de los síntomas, llevando a años de incertidumbre y diagnósticos múltiples marcados por síntomas desconcertantes que misteriosamente aparecen y se desvanecen. La gran mayoría de los pacientes están levemente afectados, pero en los peores casos, la esclerosis múltiple puede hacer que una persona no pueda escribir, hablar o caminar. La esclerosis múltiple es una enfermedad con una tendencia natural a remitir espontáneamente, para lo cual no existe un tratamiento de eficacia universal.