Epilepsia

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Los científicos están estudiando las causas subyacentes de las epilepsias en niños, adultos y ancianos, así como las convulsiones que se producen después de un traumatismo cerebral, accidente cerebrovascular y tumores cerebrales. La investigación en curso se centra en el desarrollo de nuevos sistemas modelo que se pueden utilizar para examinar más rápidamente nuevos tratamientos potenciales para las epilepsias. La identificación de genes u otra información genética que pueda influir o causar las epilepsias puede permitir a los médicos prevenir los trastornos o predecir qué tratamientos serán más beneficiosos para las personas con tipos específicos de epilepsia. Los científicos también continúan estudiando cómo interactúan los neurotransmisores con las células cerebrales para controlar la activación de los nervios y cómo las células no neuronales en el cerebro contribuyen a las convulsiones. Los investigadores financiados por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) han desarrollado un implante cerebral flexible que algún día podría usarse para tratar las convulsiones. Los científicos están mejorando continuamente las resonancias magnéticas y otras exploraciones cerebrales que pueden ayudar a diagnosticar epilepsias e identificar la fuente o el foco de las convulsiones en el cerebro. Otras áreas de estudio incluyen la prevención de las convulsiones y el papel de la inflamación en la epilepsia. Los pacientes pueden someterse a ensayos de fármacos experimentales e intervenciones quirúrgicas.

Información de MedlinePlus en español de la Biblioteca Nacional de Medicina
Epilepsia


Open book icon
Definición

Las epilepsias son un espectro de trastornos cerebrales que van desde graves, potencialmente mortales e inhabilitantes, a las que son mucho más benignos. En la epilepsia, el patrón normal de actividad neuronal se perturba, causando sensaciones extrañas, emociones y comportamiento o a veces convulsiones, espasmos musculares y pérdida de conciencia. Las epilepsias tienen muchas causas posibles y hay varios tipos de convulsiones. Cualquier cosa que perturbe el patrón normal de actividad neuronal (desde la enfermedad hasta el daño cerebral y el cerebro anormal desarrollo) puede conducir a convulsiones. La epilepsia puede desarrollarse debido a una anormalidad en cableado cerebral, un desequilibrio de los agentes químicos de señalización nerviosa llamados neurotransmisores, cambios en características importantes de las células del cerebro llamadas canales, o alguna combinación de estos y otros factores. Tener una sola convulsión como resultado de una fiebre alta (llamada convulsión febril) o lesión en la cabeza no significa necesariamente que una persona tenga epilepsia. Solo cuando una persona ha tenido dos o más convulsiones, se considera que tiene epilepsia. Una medida de actividad eléctrica en el cerebro y escáneres cerebrales, tales como imágenes de resonancia magnética o de tomografía computarizada son pruebas diagnósticas comunes para la epilepsia.

Stethoscope icon
Tratamiento

Una vez que se diagnostica la epilepsia, es importante comenzar el tratamiento lo antes posible. Para alrededor del 70 por ciento de las personas diagnosticadas con epilepsia, las convulsiones pueden controlarse con medicamentos y técnicas quirúrgicas. Algunos medicamentos son más efectivos para tipos específicos de convulsiones. Una persona con convulsiones, particularmente aquellas que no se controlan fácilmente, debería ser examinada por un neurólogo entrenado específicamente para tratar la epilepsia. En algunos niños, dietas especiales pueden ayudar a controlar las convulsiones cuando los medicamentos no son efectivos o causan efectos secundarios graves.

Form on clipboard icon
Pronóstico

Si bien la epilepsia no se puede curar, para algunas personas las convulsiones se pueden controlar con medicamentos, dieta, dispositivos, y / o cirugía. La mayoría de las convulsiones no causan daño cerebral, pero las convulsiones incontroladas en curso pueden causar daño cerebral. No es infrecuente para personas con epilepsia, especialmente los niños, para desarrollar problemas de comportamiento y emocionales en conjunción con convulsiones. También pueden surgir problemas como resultado del estigma asociado a tener epilepsia, que puede causar vergüenza y frustración o acoso escolar, además de burlas o aislamiento en la escuela y otros entornos sociales. Para muchas personas con epilepsia, el riesgo de convulsiones restringe su independencia (algunos estados se deniegan las licencias de conducir a personas con epilepsia) y actividades recreativas. La epilepsia puede ser una afección potencialmente mortal. Algunas personas con epilepsia tienen un riesgo especial de convulsiones anormalmente prolongadas o muerte súbita inexplicable por epilepsia.