Demencia

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Varios estudios clínicos en curso están ayudando a los investigadores a comprender mejor las demencias y a encontrar mejores formas de detectar, tratar o prevenir las demencias de manera segura. Una serie de medicamentos y compuestos que podrían retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, ya se encuentran en diversas etapas de prueba. Los científicos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) continúan buscando nuevos genes que puedan ser responsables del desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. Varios proyectos de investigación esperan identificar biomarcadores de la demencia (signos biológicos medibles que pueden indicar riesgo de enfermedad y progresión o confirmar el diagnóstico). Los científicos también están estudiando grupos de personas a lo largo del tiempo con la esperanza de encontrar formas de identificar a las personas en riesgo de desarrollar demencia o un deterioro cognitivo.

Información de MedlinePlus en español de la Biblioteca Nacional de Medicina
Demencia

Portal de información en español del gobierno federal sobre la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas: Alzheimers.gov/es


Open book icon
Definición

La demencia es la pérdida del funcionamiento cognitivo (la capacidad de pensar, recordar, resolver problemas o de razonar), hasta tal punto que interfiere con la vida diaria y las actividades de una persona. La demencia varía en gravedad desde una etapa más leve, cuando apenas comienza a afectar al funcionamiento de la persona, hasta una etapa más severa, en la que la persona afectada se vuelve completamente dependiente de otros para sus actividades básicas de la vida diaria. Las funciones afectadas incluyen la memoria, la habilidad del habla, la percepción visual, la resolución de problemas, la autogestión y la capacidad de enfocarse y de prestar atención. Algunas personas con demencia no pueden controlar sus emociones y sus personalidades pueden cambiar. Los signos y síntomas de demencia se producen cuando las neuronas (células nerviosas) que estaban sanas en el cerebro dejan de funcionar, perdiendo conexiones con otras células cerebrales, y mueren. Mientras todos pierden algunas neuronas a medida que envejecen, las personas con demencia experimentan una pérdida mucho mayor. A diferencia de la demencia, la pérdida de memoria relacionada con la edad no es incapacitante. Mientras que la demencia es más común con la edad avanzada (hasta la mitad de todas las personas de 85 años o más pueden tener alguna forma de demencia), no es parte normal del envejecimiento. Muchas personas viven más allá de 9 décadas sin ningún signo de demencia. Las causas de la demencia pueden variar. Muchas personas con demencia tienen la enfermedad de Alzheimer y uno o más trastornos estrechamente relacionados que comparten características clínicas o en escáneres cerebrales (y a veces ambas) con la enfermedad de Alzheimer. Cuando una persona se ve afectada por más de un trastorno de demencia, la demencia puede denominarse demencia mixta. Algunas personas pueden tener demencia mixta causada por procesos neurodegenerativos relacionados con la enfermedad de Alzheimer, procesos de enfermedades vasculares, u otro trastorno neurodegenerativo. Muchos otros trastornos tales como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la enfermedad de Huntington y la encefalopatía traumática crónica pueden causar demencia o síntomas similares a la demencia. Los factores de riesgo de contraer demencia incluyen tener una edad avanzada, un accidente cerebrovascular, presión arterial alta, diabetes mal controlada y coagulación de las paredes de los vasos sanguíneos (aterosclerosis). Otras demencias incluyen trastornos frontotemporales, demencia vascular, y demencia con cuerpos de Lewy.

Stethoscope icon
Tratamiento

Actualmente no existen tratamientos para detener o retardar la demencia causada por enfermendades neurodegenerativas o demencias progresivas. Medicamentos como donepezil, rivastigmina, y galantamina pueden mejorar o estabilizar temporalmente la memoria y las habilidades de pensamiento en algunas personas. Algunos estudios sugieren que los medicamentos que mejoran la memoria en la enfermedad de Alzheimer podrían beneficiar a las personas con demencia vascular precoz. Algunas enfermedades que ocurren al mismo tiempo que la demencia, como la diabetes y la depresión, pueden ser tratadas. Otros medicamentos pueden ayudar a controlar ciertos síntomas y problemas de conducta asociados a los trastornos. Algunos síntomas que pueden ocurrir en afecciones similares a la demencia también pueden tratarse, aunque puede que solo algunos síntomas puedan responder al tratamiento por un período de tiempo. Un equipo de especialistas (médicos, enfermeras, logopedas, fisioterapeutas y otros terapeutas) familiarizados con estos trastornos puede ayudar a guiar la atención del paciente.

Form on clipboard icon
Pronóstico

Muchos trastornos pueden causar demencia o síntomas similares a la demencia. Algunos, como la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Huntington, conducen a una pérdida progresiva de las funciones mentales. Muchos trastornos que causan síntomas similares a la demencia se pueden detener o incluso revertir con el tratamiento apropiado. Las personas con demencia y sus cuidadores pueden enfrentar desafíos incluyendo la capacidad de la persona para manejar tareas, cambios en las relaciones familiares, pérdida de trabajo, y cuidados a largo plazo. Es posible que se necesite asistencia con las actividades diarias. Las personas con demencia avanzada pueden requerir atención y supervisión constante. No es fácil convivir con los trastornos de la demencia, pero con ayuda, las personas pueden enfrentar los desafíos y prepararse para el futuro. Obtener un diagnóstico temprano y preciso y el equipo médico correcto son pasos primerizos cruciales.