Accidentes cerebrovasculares

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Los investigadores de NINDS están estudiando los mecanismos de los factores de riesgo de los accidentes cerebrovasculares y el proceso de daño cerebral que resulta de estos accidentes. La investigación básica también se ha centrado en la genética de estos accidentes y sus factores de riesgo. Los científicos están trabajando para desarrollar nuevas y mejores formas de ayudar al cerebro a repararse para restaurar funciones importantes. Los nuevos avances en imágenes y rehabilitación han demostrado que el cerebro puede compensar la función perdida como resultado de un accidente cerebrovascular.


Open book icon
Definición

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe repentinamente o cuando un vaso sanguíneo en el cerebro estalla, derramando sangre en los espacios que rodean las células cerebrales. Las células cerebrales mueren cuando ya no reciben oxígeno y nutrientes de la sangre, o si hay sangrado repentino dentro o alrededor del cerebro. Los síntomas de un derrame cerebral incluyen adormecimiento repentino o debilidad, especialmente en un lado del cuerpo; confusión repentina o dificultad para hablar o entender el habla; problemas repentinos para ver en uno o ambos ojos; problemas repentinos al caminar, mareos o pérdida del equilibrio o coordinación; o cefalea severa repentina sin causa conocida. Hay dos tipos de accidente cerebrovascular: isquémico: bloqueo de un vaso sanguíneo que abastece al cerebro, y hemorrágico: sangrado dentro o alrededor del cerebro.

Stethoscope icon
Tratamiento

En general, hay tres etapas de tratamiento para el accidente cerebrovascular: prevención, terapia inmediata después del accidente cerebrovascular, y la rehabilitación después del accidente cerebrovascular. Las terapias para prevenir un accidente primerizo o recurrente se basan en el tratamiento de los factores de riesgo subyacentes de un individuo, tales como la hipertensión, la fibrilación auricular y la diabetes. Los tratamientos de apoplejía aguda intentan detener un derrame cerebral mientras esto sucede disolviendo o eliminando rápidamente el coágulo sanguíneo que causa un accidente cerebrovascular isquémico o detiene el sangrado de un accidente cerebrovascular hemorrágico. La rehabilitación posterior al accidente cerebrovascular ayuda a las personas a superar las discapacidades que resultan del daño del accidente cerebrovascular. La medicación o la terapia con medicamentos es el tratamiento más común para el accidente cerebrovascular. Las clases más populares de medicamentos utilizados para prevenir o tratar el accidente cerebrovascular son los antitrombóticos (agentes antiplaquetarios y anticoagulantes) y los medicamentos que rompen o disuelven los coágulos sanguíneos, llamados trombolíticos.

Form on clipboard icon
Pronóstico

Aunque el accidente cerebrovascular es una enfermedad del cerebro, puede afectar a todo el cuerpo. Una discapacidad común que resulta del accidente cerebrovascular es la parálisis completa en un lado del cuerpo, llamada hemiplejía . Una discapacidad relacionada que no es tan debilitante como la parálisis es la debilidad unilateral o la hemiparesia. El accidente cerebrovascular puede causar problemas con el pensamiento, la conciencia, la atención, el aprendizaje, el juicio y la memoria. Los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular a menudo tienen problemas para entender o formar el habla. Un derrame cerebral puede llevar a problemas emocionales. Los pacientes con accidente cerebrovascular pueden tener dificultades para controlar sus emociones o pueden expresar emociones inapropiadas. Muchos pacientes con accidente cerebrovascular experimentan depresión. Los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular también pueden tener entumecimiento o sensaciones extrañas. El dolor suele ser peor en las manos y los pies y empeora con el movimiento y los cambios de temperatura, especialmente las temperaturas frías. El accidente cerebrovascular recurrente es frecuente; alrededor del 25 por ciento de las personas que se recuperan de su primer accidente cerebrovascular tendrán otro accidente cerebrovascular en un espacio de 5 años.